Adivina quién viene a cenar esta noche…

A comienzo de curso asistieron a un evento muchas de las blogueras a las que sigo desde hace mucho tiempo. El evento en cuestión era la presentación del calendario de Cenas Adivina, y me enteré de su existencia mediante las redes sociales.

A pesar de haber visitado mil veces su página, y seguir a Silvia -su organizadora- de cerca, ni yo misma sabía qué me podría encontrar en una cena así. Sólo sabía que me apetecía ir alguna vez.

Rastreé una por una todas las fechas, los temas, siempre con mi agenda delante…hasta que de repente me encontré con ¡una cena en San Sebastián! ¡Era perfecto!

Sólo estaba deseando no tener compromisos y poder ir. Tenía exámenes en Bilbao hasta el domingo. Pero la ocasión lo merecía y centré todos los exámenes en viernes y sábado y así esa noche podía ir a este intrigante y maravilloso evento de reunión y cena con desconocidos (¡yo!).

Me transmitía buen rollo, y me parecía una oportunidad para desvirtualizar a personas a las que admiro en redes sociales, de quienes sé algo de sus vidas mediante sus blogs, pero a las que no pongo voz, o cara en algunos casos.

Así es que el día 5 de noviembre, allí me planté.

Y como las redes sociales se acercan pero no son la realidad de las personas, oír hablar en directo a muchas de las asistentes me sorprendió.

Cuando uno lee un libro, se imagina una historia, pone voz e imágenes a lo que está leyendo. Con las redes sociales y los blogs ocurre un poco lo mismo. Te imaginas la parte que no se ve de la vida de las personas, y cuando vas y desvirtualizas… ¡anda! ¡sorpresa!

Me pasó con Ana, de Hendaye Style. No hay duda de lo maravillosa que es por fuera, el estilazo que tiene, lo bien que escribe, y las buenas ideas que nos da en su blog (que os invito a visitar, by the way). Pero la oyes hablar, argumentar, sabes un poquito más de ella, y entonces de verdad ves que Ana es MUCHO más que Hendaye Style y que merece la pena conocerla y hablar con ella. Es dulce, es inteligente, es maravillosa.

“tú dime qué quieres conseguir, y luego ya veremos cómo” Ana (una mamá en las nubes)

Con quien más interactuaba en instagram antes de ir a la cena era con Ana, de Una mamá en las nubes, una persona soñadora donde las haya. Y me quedo con su frase “tú dime qué quieres conseguir, y luego ya veremos cómo”. Ella puso la casa, haciendo malabares con sus tres niñas y sus suegros… Si ya la admiraba, pues ahora más.  Sobre su pasado os hablaré en alguna otra ocasión, porque mi marido y alguna de mis mejores amigas son seguidores de ella hace muchos años, por su faceta como cantautora.

Me gusta su naturalidad y lo auténtica que es, ella, Lierni e Itsaso, que también son parte del proyecto. Prometo pronto entrada sobre ellas y su maravillosa tienda.

Asistió a la cena también mi amiga Ainara, a la que ya conocía y que admiro desde siempre por cómo es. Ella y una de sus dos hermanas han abierto una nueva cafetería, y tienen una empresa de eventos La casita de caramelo. Hablé sobre ella en mi presentación en la cena y me faltan palabras para describirla. Completa. También me gustaría hablaros de su nuevo proyecto pronto.

¡Mi sorpresa fue que había decorado ella el evento!

Zara estaba a mi izquierda y desde el principio me llegó su historia. Con ella venía probablemente la asistente más joven a una cena adivina, era su tercera niña de unos pocos meses, que se portó como una santa y me enterneció muchísimo verlas ahí a las dos. Seguía a Zara en instagram, pero no sabía que era ella cuando la vi. Desde luego me encanta su mirada en las fotos, es decir, cómo mira detrás del objetivo. Es una mujer fuerte y valiente, y me quedo con ganas de conocerla más.

Ojos cerrados, vale, pero ¡vaya sonrisa!

Más allá estaba Ana, de Sweet Lulu, con quien no tuve mucho tiempo de hablar pero a la sigo desde entonces y ¡me enamoró su tarta de aguacate! Tiene también unas tartas nupciales preciosas, que de haberlo sabido antes de casarme, hace unos meses…¡se la hubiera encargado a ella seguro!

Detrás del blog Muy Míos se encuentra Mónica, quien diseñó unos tarjetones preciosos con las claves de estilo de Ana. Es diseñadora gráfica y os la recomiendo.

De Eider, de Mai moments me gustó mucho su naturalidad, aunque no tuve gran ocasión de hablar con ella. ¡Habrá más, Eider!

Se me ha adelantado Haridian en su blog Balimba, con la descripción una por una…así que os dejo el enlace a la entrada aquí. Cuando lo leáis, podéis poner una voz atractiva, grave y con mucho sentido del humor. Me encantó conocerla, es perfecta para un “sarao” de este tipo, te mueres de la risa con sus comentarios, y como ella dice, fue feeling-conexion, parecía que nos conociéramos de toda la vida.



Me dejo muchas mujeres con historias de las que aprender que hubo en la cena, me encantó saber sus historias. Lo mejor, abrazarlas y sentirse como en familia. Y en esos momentos es cuando te das cuenta que la vida 2.0 tiene sentido, que detrás de esos blogs y fotos de instagram bonitas hay personas aún más preciosas con las que de verdad conectas y que estás deseando volver a ver en algún otro momento.

¡Gracias por hacerme sentir tan bien!

Al mando de los fogones estaba Tamara, de Cookita, muy atenta siempre.

No puedo dejar de nombrar a Oihane, de Bosque de Vainilla, una mujer de ole y olé porque objetivo que se propone, objetivo que cumple y quien hizo unas fotos preciosas. A mí, que me apasiona sacar la cámara, de lo entretenida que estaba, se me olvidó sacarla hasta último momento, así que tengo las pocas fotos que he puesto. Os dejo a continuación algunas fotos de Bosque de Vainilla, que describen mejor el momento:

Aquí las del sofá más cómodo (qué suerte tuvimos).

Este es el diseño de Muy Míos, y me encanta.

– Muy bien, ¿y sobre qué dices que iba la cena?

Sobre gente valiente, apostar, sorprender, entusiasmarse, sobre “ir a por ello y luego ya veremos cómo”, sobre valorar a los demás, mirar con cariño y descubrir el interior de las personas.

¡Id pensando en una próxima que me apunto! ¡¡¡Besos a todas!!!

CompartirPin on PinterestShare on FacebookTweet about this on Twitter