Si algo tenía claro al preparar nuestra boda, eso era que tenía que tener un toque personal, que quería que fuera diferente, e implicarme mucho en los detalles.

05.carmen.nicolas.boda.1791

Luego la realidad es que no hay taaanto tiempo como uno piensa para preparar toooodo sin agobiarse, porque mientras uno prepara la boda, la vida sigue y el trabajo y estudio (al menos en mi caso) ocupan la mayor parte de mi día.

05.carmen.nicolas.boda.1787

 

Iglesia, banquete, belleza personal, vestido para mi, traje para él, fotógrafo, vídeo, decoración, flores, invitados, hoteles, coches…Ante todo eso que organizar, pues anglicismos como candy bar, photocall, sitting (seating) plan… a mi familia y algunos amigos  – incluso a Niko- le parecía absolutamente innecesario, superfluo y una pérdida de tiempo que no lograban entender.

Sin embargo, para mí todo eso (lo realmente bonito) era más importante que las copas, los cubatas, los puros… No fumo, no bebo mucho, y no dejaría a mis amigos sin todo ello para una buena fiesta. Pero los detalles…¡ay! ¡los detalles pueden hacerme muy muy feliz! Un globo, un bote de caramelos…¡dónde va a parar! jiji

Desde la pedida hasta la boda, en los ratos libres, fui nutriendo mi inspiración de instagram, pinterest y blogs. Hacía listas y capturas de pantalla de todos los detalles que me gustaban. Quizás al final no fueran a tener nada que ver, porque no encajaban con nuestra ceremonia o con el lugar del banquete, pero realmente me inspiraban muchísimo.

A pesar organizar mentalmente todo ello durante meses, la realidad es que los detalles de la boda, el encargo de la decoración floral y el ramo, los hice durante el mes anterior al evento (durante las últimas cuatro semanas). Todo menos los regalos a los invitados, que al ser hechos a mano, tuvimos que encargarlos con unos cuantos meses de antelación.

Si consigo sus fotos y su permiso, algún día os hablaré de la boda de una amiga en la que sí que había detalles por todos lados. Si yo era exagerada para mi familia, ¡ahí sí que hubieran flipado, no se le escapó una!

El Sitting (o seating plan)

La semana anterior a la boda encontré en casa de mis padres unos biombos (otro día os hablaré de lo que nos gusta a mi madre y a mí restaurar muebles que encontramos por ahí). Ésta había sido una de las adquisiciones de “comando basuras” o “comando anticuarios” que integramos mi madre y yo sin tener aún furgoneta.

Pinté con chalk paint de color mint el marco, le pegué una tela que nos había sobrado del photocall, y para tapar los huecos, una cinta de tela (masking tape) de flores.

Y lo demás se puede ver en las fotos, imprimí las listas sobre papel vegetal con la misma fuente que había usado para hacer las invitaciones, y después los pegué con un pegamento transparente sobre estas cartulinas tan chulas que encontré en Caype, ¡todo un paraíso de la papelería!, además de lo encantadores que son.

 

05.carmen.nicolas.boda.1785

 

05.carmen.nicolas.boda.1786

 

05.carmen.nicolas.boda.1841

 

Los nombres de los invitados

A cada invitado le hice un cartelito con su nombre, para marcar el lugar de asiento, también con cartulinas de Caype, un cortador de esquinas, una troqueladora de círculos y la fuente que utilicé para casi todo la papelería de la boda.

 

05.carmen.nicolas.boda.1793

 

05.carmen.nicolas.boda.1800

 

Los de los niños los hice un poco diferentes.

05.carmen.nicolas.boda.1837

 

 

Los números de mesa

Aunque la mayoría de los números de mesa estaban hechos en tela arpillera y número en blanco y después atados a los jarrones de los centros de mesa, puse algunos números diferentes para las mesas del café. Es otra idea muy fácil de hacer.

IMG_4168 (1)

Los centros de flores los puso Jose, de Goya Floristas, y no puedo estar más contenta con el resultado. Pedí algo silvestre, rústico, en esos tonos, y la verdad es que le quedaron PRECIOSOS. Captó mi idea sólo con verme la cara y un par de conversaciones.

05.carmen.nicolas.boda.1789

 

05.carmen.nicolas.boda.1791

 

En Muy Mucho compré cajas y cinta para envolver los regalos más especiales para algunos invitados (¡esto en otro post!), así como botes y otros detalles para la zona del candy bar y libro de firmas.

 

05.carmen.nicolas.boda.1805

05.carmen.nicolas.boda.1807



IMG_4403

 

IMG_4404

Y para terminar la decoración, no pude resistirme a poner globos. Tengo pocas fotos en las que salgan los globos, pero realmente eran especiales para mí. Mi santo marido y yo hicimos con una troqueladora y muchísima paciencia miles de círculos de confetti y cintas de estrellas para que nos decoraran unos globos transparentes.

Me encantó el resultado y se lo tengo que agradecer a Rocío de la Globería de Vitoria-Gasteiz.

IMG_4761

No veáis el juego que dieron los globos. Mi cuadrilla se encargó -cómo no- de ser la primera en liarla y explotar uno para ver cómo caía todo el confetti, y de hacerse con las cintas de estrellas a modo de tocado,

05.carmen.nicolas.boda.2270

Los niños jugaron con ellos, y al día siguiente hicieron una suelta de globos delante del hotel ¡habían dormido toda la noche con ellos!

05.carmen.nicolas.boda.2557

Me queda el photocall, detalles de invitados y figuritas…pero por hoy no aburro más, que al final voy a acabar entendiendo a mi familia con lo de que eran demasiadas cosas!

La verdad es que contratar un wedding planner no lo descartaría en un próximo evento de estas dimensiones, porque acabé de montar el salón a las 12 de la noche del día anterior a casarme.


La mayoría de las fotos de este post son de Gloria, de People Producciones.





 

 

CompartirPin on PinterestShare on FacebookTweet about this on Twitter