biarritz_2016-7

A pesar de ser un verano en el que queríamos descansar, por una cosa o por otra, no hemos tenido vacaciones hasta casi finales de agosto.

Después de los viajes que llevamos este año (Kenia, Mauricio, Berlín…), tampoco queríamos irnos muy lejos. Así es que nos fuimos una semana a Bidart.

biarritz_2016-9

A pesar de llevar siempre la cámara encima, hay veces que no encuentro el momento, o no encuentro la foto. En este viaje, no paré de sacar fotos, estaba muy inspirada. También por eso he tardado tanto en publicar. ¡Tendré que ir acelerando el proceso de revelado!

 

biarritz_2016-1

 

biarritz_2016-2

biarritz_2016-4
biarritz_2016-8
biarritz_2016-188

biarritz_2016-204


biarritz_2016-206

Nos alojamos en un antiguo castillo, que tenía al lado una casa de servicio y una granja restauradas también como hoteles. El lugar tenía un encanto especial, estaba cuidado al detalle. Los muebles estaban restaurados con mucho gusto y manualmente por la dueña del hotel. La única pega – y nada grave- fue que ¡nos comieron los mosquitos! Eran mosquitos a los que el repelente y el enchufe contra ellos les daba igual del todo…¡atacaban sin compasión! ¡Fue tremendo! Durante las noches nos despertaban con su zumbido, y casi no pudimos dormir. Aún así, merece la pena el sitio.

 

biarritz_2016-269

biarritz_2016-215

biarritz_2016-273

biarritz_2016-222

biarritz_2016-220

biarritz_2016-20

biarritz_2016-221

biarritz_2016-277

biarritz_2016-23

Tuvimos muchísima suerte con el tiempo, ¡hizo buenísimo!, algo nunca seguro en estas tierras norteñas.

Además de acercarnos a la plaza de Bidart, nos movimos por Hendaya, Ciboure, San Jean de Luz y Biarritz.

Biarritz en concreto, tiene un mercado para no perdérselo.


biarritz_2016-132

biarritz_2016-133

biarritz_2016-137

biarritz_2016-138

biarritz_2016-145

biarritz_2016-178

Las playas son súper largas y tranquilas, aunque el mar es bastante bravo en la zona de Bidart, por ello hay tantísimos surfistas.

biarritz_2016-203

Sin embargo, pudimos encontrar zonas donde hacer Paddle Surf. Hay que buscar para ello lugares donde el mar esté más tranquilo, como en Ciboure o Hendaya.

Hace un par de años que me compré una tabla de Paddle Surf y cada vez que podemos, nos echamos a remar. Es de las cosas que más me relajan en esta vida.

biarritz_2016-234

 

biarritz_2016-244

Cuando ya llevábamos unas horas remando, me propuso Niko unos ejercicios sobre la tabla. Había visto a las celebrities hacer yoga sobre la tabla pero aún no se me había ocurrido hacer “la plancha”. Fue un rato divertido, aunque para cuando conseguía la postura que mi santo marido me aconsejaba, ya estaba agotada.

 

biarritz_2016-253

biarritz_2016-254

También comimos como gorilas, para qué nos vamos a engañar, y ahí va la muestra…moules & frites (pequeños mejillones con patatas), pimientos riquísimos, tablas de quesos…y helados artesanos. Me quedé con las ganas de raclette! Es la excusa perfecta para volver.

biarritz_2016-117

biarritz_2016-119

 

biarritz_2016-120

biarritz_2016-59

biarritz_2016-185

Me he propuesto actualizar el blog al menos una vez a la semana. Ya veremos si lo consigo, es un trabajazo el tema de la edición de fotos, escribir, actualizar redes…pero lo voy a intentar. ¡Nos vemos muy pronto!

biarritz_2016-33

 

biarritz_2016-36

 

biarritz_2016-224

CompartirPin on PinterestShare on FacebookTweet about this on Twitter